CulturaFarándulaPolíticaSociedad

Perón-Perón, el bar que invita a todos los compañeros, inaugura el 17 de Octubre

Desde hace dos meses, el trabajo de obreros, artistas y restauradores es arduo: hay que llegar para la fecha de inauguración, que no podría ser otra que el 17 de octubre, Día de la Lealtad Peronista.

Allí va tomando forma el bar Perón-Perón, una especie de museo donde conjuga la impronta peronista con la historia del país.

Los vecinos que llegan a la esquina de Isabel La Católica y Lucero, en el barrio de Alta Córdoba, levantan la vista hacia la casona rosada. La curiosidad es más fuerte y los incita a ingresar. “Todos unidos triunfaremos”, reza el cartel de ingreso junto al escudo peronista.

Mientras se ponen a punto las mesas y las sillas, se colocan objetos por doquier. En el ingreso, las paredes están llenas de fotos de Perón y de Evita, y junto al pasillo un altar venera a “la abanderada de los pobres” junto al Gauchito Gil y a San Cayetano.

También hay merchandising, mates y juegos, esculturas, muebles y una barra abarrotada de objetos, entre los que sobresalen un afiche de la fórmula Cafiero-De la Sota y una moto Puma de la industria cordobesa.

La figura de Evita resalta en la casona rosada.  (Ramiro Pereyra / La Voz)
La figura de Evita resalta en la casona rosada. (Ramiro Pereyra / La Voz)

En el altillo, un fresco con las figuras peronistas y querubines trabajadores imitan a la Creación de Adán, de Miguel Ángel, en la capilla Sixtina. Y en un espacio pensado como mirador, flamean banderas latinoamericanas.

Ya en la planta alta, fotos y murales de las Abuelas de Plaza de Mayo, y la construcción de un mural a los héroes de Malvinas va tomando forma. En otra habitación, la figura del cordobés Agustín Tosco sobresale del mural en construcción a cargo de Juan Luis Salazar, junto con una colección de bombos.

El creador de Perón-Perón, Daniel Narezo (54), artista plástico, comunicador y restaurador, contó que siempre quiso abrir un local en Córdoba, mucho antes de los dos que tiene en Buenos Aires.

Esperó 10 años para alquilar esa casa que data de 1927, cuyos dueños viven en Alemania, y que forma parte del patrimonio de la ciudad. Ahora la restauró y la pintó del mismo color de la Casa Rosada.

“Arquitectónicamente es increíble. Y extrañamente está ubicada en un barrio con historia peronista”, exclamó sonriendo. Y detalla por qué: “El estadio del club Instituto (Monumental de Alta Córdoba) se llama Juan Domingo Perón y además está la estación de ferrocarril en el cual llegaban Perón y Evita”.

La foto de Perón y Evita se adueñan del lugar. (Ramiro Pereyra / La Voz)
La foto de Perón y Evita se adueñan del lugar. (Ramiro Pereyra / La Voz)

A la vez, destacó el vínculo particular que tiene con Córdoba, a pesar de vivir en Buenos Aires, donde tiene muchos amigos. A la vez, mencionó que el barrio donde está ubicado Perón Perón “es un desafío porque tiene un origen muy popular, pero también muy radical”.

HISTORIA DE UN SOÑADOR

Narezo nació en San Eduardo, Santa Fe, pero desde hace muchos años vive en Burzaco, provincia de Buenos Aires. Trabajó con Alejandro Dolina, las Madres de Plaza de Mayo, entre otros. En palabras del creador de Perón-Perón, su familia “es muy gorila”. Su padre jamás entró a los locales.

Y contó que sus bares llevan ese nombre por la fórmula presidencial del matrimonio que “todo peronista habría deseado”: Perón-Eva Perón. Y el logo es una réplica del palco del renunciamiento de Evita a “la fórmula de la patria”.

Es un “bar político” –definió su dueño– porque su espíritu es mantener “el fuego sagrado” del peronismo y la memoria viva de los protagonistas. “Tiene su eje en una ideología y en una comunicación política”, resaltó.

Daniel Narezo, dueño de Perón-Perón, indicó que es un “bar político” porque su espíritu es mantener “el fuego sagrado” del peronismo. (Ramiro Pereyra / La Voz)
Daniel Narezo, dueño de Perón-Perón, indicó que es un “bar político” porque su espíritu es mantener “el fuego sagrado” del peronismo. (Ramiro Pereyra / La Voz)

Y narró que, a pesar de venir de una familia antiperonista, abrazó la ideología, y después la militancia, cuando cursaba el secundario con los curas franciscanos, quienes lo llevaron a los barrios y allí descubrió las figuras peronistas. Además, su abuela italiana le mostró las obras que hizo Perón durante su gobierno.

El espíritu emprendedor de Nazaro ya aterriza en otras ciudades como Paraná y La Plata, donde abrirá otros locales, réplicas de los de Buenos Aires, y el que pronto se verá en Córdoba. Y en 2024 tiene pensado desembarcar en Madrid, España.

PERÓN-PERÓN CORDOBÉS

La casona de Alta Córdoba, de casi 100 años, venía de muchos años de deterioro, y Narezo, junto con su equipo, la restauraron y la adornaron con pinturas, murales y una gran cantidad de objetos alusivos y decorativos. Para ello también contó con el fileteador Facundo Leguizamón.

El propietario del bar destacó que esa infinidad de objetos los tiene por su profesión de restaurador, pero además por los mismos vecinos, quienes los acercan a medida que avanza la obra.

“Hablo con las personas que me traen sus cosas y me convierto en una especie de curador de sus memorias. Tengo tesoros de otros bajo mi cuidado”, asumió.

Un afiche de la entonces fórmula Cafiero-De la Sota para la precandidatura a presidente. (Ramiro Pereyra / La Voz)
Un afiche de la entonces fórmula Cafiero-De la Sota para la precandidatura a presidente. (Ramiro Pereyra / La Voz)

Además del altar de Evita y de Juan Domingo Perón, está el de Maradona, “el que más alegría le dio al pueblo de a pie”, resaltó. Además de las figuras de Néstor Kirchner, el Descamisado, Charly García, el Indio Solari, Leonardo Favio, Tita Merello, entre otros.

Narezo preponderó que cada vez que instala un local le interesa hacer hincapié en la historia del lugar, y en el caso de Córdoba sobresalen el Cordobazo y Agustín Tosco. “Un luchador de las causas obreras a quien respeto mucho”, afirmó.

“Toda la historia de Córdoba es muy trascendental, cuna de la industria metalmecánica”, proclamó. Y resaltó la figura de José Manuel de la Sota, “que insertó al peronismo en la provincia”, y las figuras actuales de Martín Llaryora y Daniel Passerini.

Pero también hay otros personajes históricos como Elpidio Torres, Atilio López, el brigadier San Martín, cuyo nombre lleva la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA),

CARTA E INAUGURACIÓN

La carta de Perón-Perón tiene menús populares con un concepto gastronómico más elevado: “Ofrecemos platos que cocinaban nuestras abuelas y con mucho amor”, indicó Narezo.

Y acotó que los menús tienen nombres provocativos como “panqueques Cobos”, la tabla de fiambres “Pedro Eugenio”, pero también el “flan quinquenal”, la “parrilla al parquet”. Además, “dos potencias se saludan”, que es milanesa con bife de chorizo a caballo, y “El elegido del general”, que es el pastel de papas, entre otros.

Una de las salas de la casa con las paredes llenas de fotos. (Ramiro Pereyra / La Voz)
Una de las salas de la casa con las paredes llenas de fotos. (Ramiro Pereyra / La Voz)

Agregó que suelen tener el típico menú “nacional y popular”: choripán. A la vez, destacó que trabajan con productores locales y productos orgánicos.

El condimento especial es la “Hora de los pueblos”, el happy hour, donde sonará la marcha peronista, aunque el dueño contó que “está en todo momento”. Habrá tragos como el “Cordobazo”, que es el fernet con coca, y “Tosco”, que es el Amargo Obrero con soda.

El Perón-Perón cordobés se presenta en sociedad el 17 de octubre con invitados especiales y estará abierto al público desde las 8 hasta la 1.

Mientras suceden los últimos preparativos en la casona rosada, quienes “turistean” por la cuadra se sacan fotos y se asoman, curiosos.

Visits: 8

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Volver al botón superior

Adblock Detectado

Considere apoyarnos deshabilitando su bloqueador de anuncios